Historia de IRU | IRU
Historia

Historia de IRU

Siete décadas: impulsando el transporte por carretera

Los años 40: reconstruyendo Europa

IRU se fundó en Ginebra para ayudar a reconstruir los devastados lazos comerciales de una Europa arrasada por la guerra. Se inicia como una unión de las asociaciones nacionales de transporte por carretera de pasajeros y mercancías de ocho países europeos, para garantizar que la industria del transporte por carretera esté representada en la recién creada ONU, que se encarga de establecer los marcos para una nueva Europa de posguerra.

IRU crea el sistema TIR en 1949, que se origina como un acuerdo intergubernamental y pasa a ser un acuerdo mundial posteriormente. TIR se convierte en la herramienta para facilitar el comercio intereuropeo de posguerra, en el contexto de relaciones geopolíticas frágiles. El sistema de tránsito aduanero permite que las mercancías circulen por fronteras inestables a medida que las economías y las comunidades de Europa empiezan a recuperarse. TIR se consolida como un método tangible para luchar por la prosperidad.

Los años 40: reconstruyendo Europa

Los años 50: reescribiendo las normas del transporte por carretera

Representar el transporte por carretera en la ONU permite a IRU colaborar con los gobiernos para reescribir las normas del transporte para las décadas futuras. Cada acuerdo de la ONU relativo al transporte por carretera, que define las funciones y responsabilidades en logística y transporte por carretera, involucra o es introducido por IRU. 

El Convenio relativo al Contrato de Transporte Internacional de Mercancías por Carretera (CMR) se firma en 1956. Define por primera vez las responsabilidades de los particulares que participan en el transporte de mercancías. Complementa a TIR y es hasta la fecha el documento más utilizado en envíos entre expedidores, receptores y transportistas. Proporciona un registro de las operaciones de transporte y contiene información esencial relativa a la carga transportada. 

En febrero de 2008 se añade un protocolo al Convenio CMR con respecto al uso de una carta de porte electrónica y constituye los cimientos de una estrategia mundial para digitalizar el transporte y la logística, puesto que la industria tiene la intención de adoptar innovaciones revolucionarias en el siglo XXI.

Con TIR, en el año 1959 se observa el primer ejemplo histórico de una asociación público-privada entre IRU y la ONU, ya que las dos organizaciones se unen para establecer el Convenio de la ONU relativo al transporte internacional de mercancías al amparo de los Cuadernos TIR. IRU sigue gestionando el sistema y se convierte rápidamente en la norma mundial para el tránsito aduanero.

Los años 50: reescribiendo las normas del transporte por carretera

Los años 60: tránsito seguro

La ampliación de los miembros de IRU incluye ahora una serie de países de Europa del Este y su alcance sigue creciendo. IRU adopta una visión única y global del transporte por carretera en un periodo de cambios sociales y conflictos culturales a nivel internacional. El intercambio de buenas prácticas se convierte en uno de los referentes de IRU, a medida que el Occidente entra en un periodo de mayor prosperidad.

IRU establece dos premios en 1966 que reconocen el heroísmo y la seguridad de manera significativa. Representa un momento clave en el que la seguridad y la profesionalidad pasan a ser el eje central de la organización. Desde entonces, IRU impulsa todos los aspectos de su trabajo y sigue defendiendo normas internacionales que mejoren la seguridad, trabajando con las Naciones Unidas, otras organizaciones internacionales y autoridades del gobierno en normas formales e informales, concretamente mediante las Comisiones de IRU en seguridad vial, asuntos técnicos, asuntos jurídicos y un grupo de expertos en el transporte de mercancías peligrosas.

Los años 60: tránsito seguro

Los años 70: el modo correcto

La llegada y estandarización de los contenedores de transporte en los años 70 reinventa la manera de transportar mercancías. Operar de forma intermodal es una necesidad absoluta. Al sustituir la versión de 1959, se firma un nuevo Convenio TIR en 1975, garantizando que TIR es la mejor herramienta de tránsito para el transporte intermodal.

El Convenio TIR se renueva para permitir el transporte intermodal de mercancías, siempre y cuando al menos un tramo del trayecto se realice por carretera.

Los años 70: el modo correcto

Los años 80: el proyecto en Bruselas

Con su oficina en Bruselas (creada en 1973), IRU está presente en la elaboración de políticas europeas. Los años 80 ven como el Parlamento Europeo lleva el Consejo de la Unión Europea ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por su fracaso en el desarrollo de una política de transporte común. La resolución del tribunal de mayo de 1985 permite finalmente avanzar hacia una política común.

El impulso legislativo hacia el mercado europeo único anuncia un punto de inflexión en la política de transporte, con el acceso al mercado en equilibrio frente a normas a escala de la UE en áreas como la conducción y el tiempo de descanso para vehículos comerciales pesados. 

IRU contribuye en las iniciativas políticas y la legislación de la UE, promoviendo un entorno operativo económicamente sólido para el transporte por carretera, garantizando la competencia leal y trabajando para asegurar que la industria del transporte por carretera desempeñe un papel fundamental en la movilidad, el comercio y el turismo por toda Europa. Posteriormente, su misión es aún más importante a la luz del Brexit, el paquete de movilidad y la descarbonización.

IRU también presenta su sistema de clasificación por estrellas para autocares con el fin de mejorar la calidad, seguridad y comodidad en el sector.

Los años 80: el proyecto en Bruselas

Los años 90: apoyando el transporte por carretera

Tras la primera Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro en 1992 donde 182 países adoptan el Programa 21, IRU es la primera organización de transporte en participar en un plan de la ONU para el desarrollo sostenible, que posteriormente se establece como una obligación constitucional. Su Carta para el Desarrollo Sostenible se adopta en 1996 y desarrolla la estrategia de las 3 “íes” para lograr un desarrollo sostenible, basada en innovación, incentivos e infraestructura.

Posteriormente, la Resolución ”30 por 30” de IRU constituye un compromiso de toda la industria del transporte por carretera para reducir sus emisiones de CO2 en un 30 % antes del 2030.

La Academia de IRU, organismo de formación de IRU, se crea a finales de esta década, reforzando el mensaje de que la profesionalización de la industria está en el centro de su sostenibilidad continua. Esto se refleja en resultados tangibles, como los beneficios para el medioambiente y la seguridad con cursos de conducción ecológica y de prevención de accidentes, así como los factores económicos y sociales en juego con el aumento de la prosperidad que deriva de más sistemas de transporte eficientes y de un mejor acceso a la movilidad de personas. 

La sostenibilidad constituye una prioridad en la agenda de IRU, que sigue trabajando estrechamente con el Banco Mundial, la ONU y el sector en general para impulsar objetivos de sostenibilidad y establecer la agenda de sostenibilidad mundial para el transporte por carretera.

Los años 90: apoyando el transporte por carretera

Los años 2000: bases de la Ruta de la Seda

Al unirse a IRU la Asociación China de Transporte por Carretera, y dado que China es una potencia mundial emergente, IRU promueve el concepto de la revitalización de la antigua Ruta de la Seda. La nueva iniciativa euroasiática de transporte terrestre (NELTI, New Eurasian Land Transport Initiative) se concibe como un siguiente paso fundamental en la estrategia de IRU para interconectar empresas de Asia y Europa a lo largo de la zona euroasiática con los mercados más importantes del mundo, así como para aumentar la concienciación pública y empresarial sobre las grandes oportunidades creadas por este puente terrestre.

El estudio de NELTI, basado en los datos de los 200 000 cruces fronterizos, concluye que el 57 % del tiempo del transporte se pierde en estos cruces, sumándose a un aumento de gastos del 38 % debido a tasas no autorizadas, y destaca el potencial de TIR para combatir estas cuestiones.

Con la iniciativa One Belt One Road de China que sigue avanzando en 2018, el continuo y anticipado trabajo de IRU destinado a reabrir la antigua Ruta de la Seda comercial ha progresado y sentado las bases para estos recientes avances que están transformando las perspectivas comerciales de la región. De hecho, China considera el TIR como unas de las prioridades más importantes para conseguir los objetivos de OBOR.

Los años 2000: bases de la Ruta de la Seda

Los años 2010: reto digital, crecimiento mundial e igualdad de condiciones

El transporte por carretera se vuelve cada vez más digital, conectado y automatizado. Ha comenzado una revolución.

A partir del año 2010 se observa una aceleración del alcance mundial de IRU, con la incorporación de China, India y Pakistán en la red TIR. Estos son solo tres de los últimos países en ratificar el Convenio TIR, representando entre ellos el 40 % de la población mundial. Los esfuerzos de expansión de IRU se globalizan.

En la actualidad, TIR dispone de unas completas competencias digitales e intermodales. Hay una creciente red de corredores comerciales digitales por el mundo, por lo que TIR y e-CMR presentan la norma mundial para el transporte digitalizado. 

La ONU adopta una resolución que destaca la importancia de e-CMR para trasladar la innovación a la vida real y firma un acuerdo crucial con IRU para apoyar la completa digitalización del proceso de tránsito aduanero TIR.

IRU defiende el “mismo servicio, las mismas normas” para los nuevos participantes en la industria del taxi que se encuentra en plena transformación, al mismo tiempo que fomenta la innovación de manera global.

A medida que la población urbana se multiplica, los autobuses y autocares se promueven como parte de la solución para reducir el impacto medioambiental por la movilidad de personas. La campaña Smartmove de IRU destaca los posibles beneficios para recortar las emisiones, crear trabajos, reducir las muertes en carretera y combatir la congestión del tráfico. 

IRU guía a la industria hacia el futuro y anuncia su Congreso Mundial en Omán en su 70 aniversario, una plataforma donde abordar los retos actuales y ofrecer soluciones para mantenerse en la vanguardia de la innovación mientras la industria mira hacia los próximos 70 años.

Los años 2010: reto digital, crecimiento mundial e igualdad de condiciones