advocacy Economy goods transport road transport trade Economía transporte de mercancias comercio transporte de carretera defensa de intereses

Economía

Transporte por carretera: un motor económico global

¿Cómo contribuye el transporte por carretera a la economía global?

Puede que esta industria no parezca un motor económico obvio, pero sin el transporte por carretera, los fabricantes no tendrían sus productos y componentes, los consumidores no recibirían su mercancía, y las empresas no podrían comercializar a escala internacional. El transporte por carretera juega un papel vital en el comercio global.

Sin el transporte por carretera y una forma segura y eficiente de transportar las mercancías por todo el mundo, las economías se colapsarían rápidamente. El mundo depende del transporte por carretera para transportar combustible a las gasolineras, llevar productos a los supermercados, satisfacer los pedidos por internet, permitir que las empresas que se encuentran lejos conecten con el resto del mundo y envíen sus productos a destinos de todo el mundo.

Como organismo mundial de la industria del transporte, el mandato principal de la IRU consiste en facilitar el transporte por carretera. Sin embargo, hacemos mucho más que eso:

  • Ayudamos a nuevos países a comercializar por carretera. Trabajamos con gobiernos y cámaras de comercio para resolver problemas acerca de la infraestructura, abrir nuevas rutas de comercio y hacer más fácil viajar de un país a otro.

  • Sabemos que las emisiones son una preocupación fundamental en el concierto global sobre el cambio climático y queremos que el transporte por carretera forme parte de la solución, no del problema. Colaboramos con productores y operadores de transporte para crear los vehículos más ecológicos posibles y mantener bajas las emisiones de carbono.

  • Queremos que la industria del transporte por carretera sea sinónimo de conductores seguros y expertos que puedan transportar cualquier tipo de mercancía por todo el mundo. También queremos que estos conductores y empresas de transporte de carga no presenten amenazas, peligros ni corrupción. Es precisamente por eso por lo que IRU es la primera puerta a la que llama la comunidad de transporte por carretera, con su oferta de cursos sobre seguridad, manipulación de la carga y ecoeficiencia a través de la Academia IRU  a la hora de garantizar que la industria del transporte por carretera se convierta en una pieza clave en la eliminación de la corrupción.

Lea acerca de algunas iniciativas específicas encabezadas por IRU que contribuyen significativamente al crecimiento de las economías:

De China a Europa: volvemos a abrir la Ruta de la Seda

IRU ha estado trabajando intensamente para volver a abrir la antigua Ruta de la Seda: los 50 000 kilómetros que conectan Asia a Europa. Esta ruta conectaría a cualquier empresa con los principales mercados internacionales, y nos acercaríamos a lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU en el continente euroasiático. La apertura de nuevas redes de carreteras en esta inmensa región también mejorará la congestión de los puertos marítimos y permitirá a los países sin salida al mar disfrutar de un crecimiento económico significativo: un factor primordial a la hora de traer una mayor armonía política y social.

  • Lea acerca de la Caravana de camiones de la Ruta de la Seda de ECO-IRU
    La Organización para la Cooperación Económica e IRU han unido fuerzas para desarrollar el transporte por carretera euroasiático y reforzar el comercio y la cooperación económica dentro de la región y con el resto del mundo. Siete de los países miembros de la ECO (Afganistán, Azerbaiyán, Irán, Pakistán, Tayikistán, Turquía y Turkmenistán) apoyan la iniciativa «De Islamabad a Estambul».

Porque la corrupción perjudica el comercio: la iniciativa anticorrupción

IRU trabaja codo con codo con el Pacto Mundial de las Naciones Unidas (UNGC) para encabezar la iniciativa global anticorrupción. La corrupción y las prácticas ilícitas dañan el comercio internacional y hacen que sea más difícil que las economías nacionales se desarrollen. La corrupción aumenta la incertidumbre legal y operativa así como los costes adicionales para toda la cadena logística y, en definitiva, los productos de consumo final. Debido a las inmensas consecuencias negativas económicas y políticas que se derivan de la corrupción, la lucha contra estas prácticas se ha convertido en uno de los asuntos prioritarios de los gobiernos y organismos internacionales.

El Banco Mundial estima que en el mundo se pierden 1,6 billones de dólares cada año por la corrupción

  • Tiene a su disposición más datos sobre la corrupción en los principales corredores del transporte por carretera en nuestro estudio de 2014, que compartimos con el Foro Económico Mundial y los grupos del G8 y G20.

  • En nuestro estudio de caso sobre cómo combatir la corrupción en Eurasia se plantea un ejemplo de cómo podemos afrontar la corrupción y qué pueden hacer nuestros socios.

  • ¿Qué puede hacer? Únase al Grupo Anticorrupción y manténgase informado en el sitio web del Pacto Mundial de Naciones Unidas.

¿Está preparado para unirse?

Sea miembro de IRU